Curación

Arquivo do Reino de Galicia. Colección de fotografías. Pontevedra: Ponte Sampaio. Ca. 1930/1940. Sign.: 4338
Data de publicación: 14-01-2020 Data de fin: 31-03-2020

 A ferida era moi grave, pois afectara á parte superior e lateral do fémur, “en su gran trocanter del mismo cuerpo del hueso... de modo que la desperdición de substancia fue tan considerable que en el hueco que dejó ésta se podía acomodar un huevo de galina... La fractura era total, pues rompió en squirlas todo el cuerpo del hueso fémur, dejando su parte medular al manifiesto, de suerte que al tacto se percivía. Esta herida, por su essencia y qualidad no es de las que gozan mejor prognóstico, pues los más prácticos la constituyen de lethal”.

O cirurxán taponou e ligou o mellor que puido a ferida e mandou trasladar o ferido á casa do marqués, onde chegou “conduzido en una parbihuela y sobre de ésta un colchón doblado a lo largo, la que trahían seis soldados de dicho Regimiento de Asturias”.

Pola gravidade da ferida, Vacque, denominado tamén “Monsieur Bacquier” (o que delata a súa orixe francesa), convocou no domicilio do marqués a outros cirurxáns militares de Pontevedra para que lle axudasen na curación “y en la noche de este día, a pedimento de dicho Marqués, padre del herido, quedó dicho don Guillermo y el que declara a dormir en dicho quartto donde se ha puesto al herido, por si le resultaba algún flujo de sangre para procurar contenerlo...”
Así, “al día siguiente concurrió a la curazión don Pedro Temprado, Cirujano de Marina..., y don Benito Freixeiro, cirujano de Milizias de esta capital. Y en este día por la tarde concurrió también don Bartholomé Benites, cirujano del Regimiento de Toledo. Y entre ellos tratavan y consultaban sobre las operaziones y diltaciones que hallaban por precisas... Y de pasados algunos días tmbién concurrió don Alejos Baches, cirujano de Artillería de la plaza de Balencia, Reino de Portugal, como también quando legó el compañero de don Guillermo, también cirujano de dicho Regimiento, don Joseph, que ignora su apellido...”

Tras sucesivas operacións e múltiples curas, realizadas ao longo de oito meses, obtívose a curación total, mais o marqués non quixo pagar ao cirurxián francés máis que 1.500 reais alegando que ninguén o chamara para atender o ferido senón que fora por vontade propia...

No preito que se suscitou logo ante a Real Audiencia de Galicia, aquel solicitou a taxación do seu traballo por outros facultativos, que ditaminaron que se lle debían outros 2.500 reais por ese traballo e por ter asistido tamén á muller do ferido, dona Chathalina, “a unos tumores que de resulta de biruela le sobrevinieron en este tiempo”.

O marqués presentou seis testemuñas ao seu favor, algúns dos cales, como o médico da vila, don Joseph Casal Señoráns, realizou unha colorida declaración na que, ademais de poñer en dúbida a profesionalidade do francés, asegurou que o peso da curación leváraa outro cirurxián, don Bartolomé Benítez. Nela narra a primeira visita que fixo ao enfermo, do que era amigo, e a xuntanza que tivo cos facultativos que o asistían e na que, segundo el, o Vacque non despegaría os beizos: “

“...y de pulsado y reconocido el enfermo, como tenía buenas noticias el que declara del Benites y haberle tratado y tenerle por el más ábil, le llamó y llevó para la guerta y enxido que tiene dicha casa del Marqués, y sentados allí devajo de los naranjos, a cuios sitios tanvién concurrieron el Temprado, Freixeiro y Bacquier, que unos se sentaron y otros estubieron de pie y en fuerza de lo que lleva dicho pidio le hiciese dicho Benites relación lo más breve que pudiese porque estimaba mucho la vida de dicho enfermo, en que hera ynteresado.
“Executolo así dicho Benítez y atajándole el que declara le preguntó si estaban echas las ebacuaciones de sangre correspondientes de una y otra parte, porque éstas sin perder tiempo se devían satisfacer... Y a todo ésto con prudencia dicho Benítez satisfizo al que declara, sin que los otros despegasen los labios...”

Pero os testemuños do demandante eran moito máis sólidos e, como alegou o seu procurador, el tiña o seu propio soldo e non tiña moito sentido que acudise durante oito meses a curar a un ferido sen que ninguén llo encargase. Así que a Audiencia o amparou e condenou ao marqués a pagar a débeda que contraera con el.

En todo caso, o fillo do marqués curou, mais sen dúbida quedou coxo de por vida.

Este preito ten a signatura 20249-39 do fondo da Real Audiencia de Galicia.

Pode lerse unha transcrición más ampla no sitio web do Arquivo: http://arquivosdegalicia.xunta.gal/…/curacion_2019_01_13.pdf

A fotografía é de Pontesampaio. Ten a signatura 4338 da Colección Fotográfica.