Mercero

Real Audiencia de Galicia. Executoria librada a instancia de dona Juliana Díaz Feijoo, viúva de don José Rubinos, no preito universal de acredores que houbo contra este. 1778-1791. Libro de contas.Sign.: 8502-28
Fecha de publicación: 15-10-2020 Fecha de fin: 15-10-2020

 

 El 8 de mayo de 1776, Francisco Mangudo Yáñez, comerciante de Medina de Rioseco, se presentó en la feria de Escairón (O Saviñado, Lugo) y pidió el secuestro de todos los géneros que tenía en su puesto José Rubinos, mercader de Monforte, por una deuda de más de seis mil reales que tenía con él.

El pleito sobre ésta y otras deudas de Rubinos que se inició entonces terminaría dos años después, pero la ejecución se demoraría hasta el año 1791.

 

Días después, Rubinos se declaró en quiebra, al presentarse ante el corregidor de Monforte para confesar todas sus deudas, bienes y acreedores. Se inició así un "juicio universal de acreedores".

 

Parece que Rubinos tenía tienda en Monforte, pero se dedicaba sobre todo a recorrer las ferias de esa comarca y de las vecinas de O Saviñao, A Pobra de Brollón, O Incio, Quiroga..., incluso O Bolo, y vender por menor géneros textiles, sobre todo, pero también ciertos alimentos y otros productos especiales: chocolate, azúcar, canela, sal, jabón, "truchuela" (es decir, bacalao), cuero de Ourense... Y parece que también prestaba dinero.

Rubinos transportaba todos estos géneros en dos “machos” que declara poseer entre sus bienes.
En una civilización como la actual, donde todo se vende manufacturado, llama la atención la omnipresencia del granel: las telas se venden por varas y la mayor parte de los otros productos por libras, onzas o docenas. En la feria de Escairón vendía sobre todo telas (o quizá era lo único que le interesaba al acreedor):
“1ª. Sempiternas de colores en retazos, sesenta y dos baras y media.
“2ª. Chalón blanco y azul, en dos retazos, diez y siete baras y siete ochavas.
“3ª. Escarlatín, catorce baras y tres quartas.
“4ª. Felpa blanca de lana, una bara.
“5ª. Belillo blanco, bara y media.
“6ª. Pontivi, catorce baras y dos tercias.
“7ª. True, dos baras y media quarta.
“8ª. Yndiana o lienzo pintado, treinta y seis baras y una sesma...
“14ª. Monforte negro y verde, quince varas y media...
“18ª. Baetas remitidas de Palencia, en reatales y algunos rotos, veinte y una varas y quarta...
“35. Abuxetas de Orense, quatro gruesas.
“36. Bolsas de cuero de Orense, dos docenas.
“37. Cintas de lana de Rioseco, una pieza y tres quartos de otra.
“38. Botones grandes de casaca, lisos y de cascarilla, honze docenas...
“40. Botones dorados y blancos lisos de chupa, veinte docenas...
“51. Redecillas de blonda, tres.
“52. Cordones de seda largos, diez...
“60. Papel blanco, dos manos...
En el expediente judicial (una ejecutoria), muy extenso, figuran dus libros encuadernados en cuero donde José Rubinos anotaba las cuentas con las personas compradoras de los diversos lugares que visitaba:
"Libro cobrador de lo adeudado y prestado en las ferias de Yncio, Quiroga, Escairón, Chantada. Ban para este año de 1774
Consta también entre los documentos la relación de acreedores, suministradores de los géneros que el monfortino vendía, la mayor parte comerciantes de fuera de Galicia (de Medina de Rioseco, de Asturias, de la Rioja...), pero tamén era deudor “al Rey” o a comerciantes gallegos, próximos o mái lejanos:
“Memorial que hago yo, Joseph Rubinos, de todas las partidas de dinero y otras especies que estoy deviendo...:
“Primeramente, al Rey, del papel sellado que está a mi cargo...
“A don Agustín Yglesias, administrador de las casas diezmeras...
“Capital de mi muger...
“A doña Juliana Díaz Feijoo, vecina de la ciudad de Lugo...
“A don Gregorio Vilaamil, asturiano...
“A don Gabriel Canillas, de la ciudad de Río Seco...
“A don Lorenzo Vidal, de la ciudad de Río Seco...
“A don Santiago Díaz Tavanera, vecino de la ciudad de Santiago...
“A don Francisco Mangudo, de la ciudad de Río Seco...
“A don Joseph Rubio, de la ciudad de Río Seco...
“A Joseph Cubelo, de Maceda...
“A don Francisco Antonio Fernández, riojano residente en Lugo...
“A Turibio, criado maragato...
“A dona Rosa Armesto...
“A don Joseph Franxo, presuntero...
“Al padre maiordomo de San Vicente [do Pino]
“A don Manuel Gando, de esta villa...
“Al padre prior actual del priorato de San Fis de cangas...”
Compensaba en parte las gruesas sumas que le debía a éstos con 198 partidas a su favor de otras tantas personas, muchas de las cuales figuran recogidas en los libros de cuentas que mencionamos.
Este documento tiene la signatura 8502-28 del fondo documental de la Real Audiencia de Galicia.