Oitava

Arquivo do Reino de Galicia. Real Audiencia de Galicia. Auto ordinario dos mareantes da Coruña contra os seus veciños os xastres sobre a danza da oitava do Corpus da Pescadería. 1693/1697. Sign.: 8289-20
Data de publicación: 01-01-1970 Data de fin: 01-01-1970
  #danza

Oitava 

Retomamos a serie que estamos a dedicar á danza a través dos documentos do arquivo. Nesta ocasión trasladámonos á Coruña do ano 1693 para asistir ao soprendente relato que figura nun preito que enfrentou ao gremio de mareantes co de xastres da Coruña sobre a “Danza da Octava [do Corpus] da Pescadería." 

 

A desputa rematou en pelexa, pero máis que esta interésanos a insistencia dos mareantes por conservar a súa antiga preeminencia e privilexio, algo propio da sociedade do Antigo Réxime, e os detalles que ofrece o expediente sobre a celebración da festa, sobre as danzas gremiais, sobre os “vestidos de danzantes” e, sobre a “danza xitana” que practicaron, non sabemos se só naquela ocasión, os xastres e os seus acompañantes.

 

Os mareantes tiñan a “posesión de presidir todos los anos que se hace dicha Octaba en la procesión que sale por la calle ante el Santíssimo Sacramento y de prohibir y quitar que las [partes] contrarias (os xastres) ni otra danza ninguna tenga la tal presidencia”.

 

 

“Y en la misma manera y posessión se allan tanbién las más de que en dicho día de octaba a la tarde aya de asistir al enzerrar el Santísimo Sacramento más que dicha danza de arcos y no otra alguna, que siempre anssí lo han oservado, usado y guardado en todas las ocasiones y prozessiones que se acen en dicho día y de prohibir y quitar el que las contrarias  y los suyos lleven la tal presidenzia…”

 

 

“hasta que heste presente ano, que hestando las mías aziendo dicha danza de arcos en dicha parroquia de San Nicolás y atrio de ella al tiempo que se quería enzerrar el Santísimo Sacramento llegaron las contrarias y queriendo hacer tanbién su danza, que se conpone de sastres y pressidir las mías las que se la inpedieron…”

 

 

Os xastres reaccionaron con violencia e, rematada a ceremonia relixiosa, esperaron aos danzantes no Cantón Pequeno, onde estes repetían a danza, e atacáronnos con espadas e outras armas.

  

Antonio de Saavedra, mareante, declaro una información de testemuñas que se presentou que:

 

“… que save y es verdad que el dicho… Serrano y más mareantes de la Pescadería de dicha ciudad se allan en posesión… de festejar con danza de arcos la procesión y festividad de la Octava que se hace cada un ano en dicha Pescadería y de presidir delante el Santísimo Sacramento otras qualesquier danças que accidentalmente ofrezca salir en dicho día y en especial por la tarde [cuando] se encierra su Divina Magestad, prohibiendo que dent[tro] de la Yglesia no entre ninguna danza a festejar sino solamente la de [los] mareantes, por ser festividad de ellos y tener la mesma regalía antequísima como la que tienen los hereros el día de Cor[pus] Christi y más días hasta su octava por la tarde al tiempo de ence[rrar]…

 

 

“asta el día que se celebró la octava del Corpus este presente año en la Yglesia parroquial de San Nicolás de dicha Pescadería, que de público y notorio que los dichos Juan de Parejas, Andrés Gómez y Francisco de Braus y los más que hivan en la dan[za] de jitanos que se hizo dicho día, quisieron por la tarde entrar en dicha iglesia al tiempo de encerrar…”

 

 

Despois, no Cantón Pequeño:

 

 

“… haciendo un motín muy escandaloso con dichos mareantes y todos embueltos unos con otros a golpes los de la danza jitana con espadas, los mareantes con los arcos de la danza, cascando unos a otros con rectos a Christo todos rebueltos, de forma que este testigo no pudo percibir quienes llevaron y quienes les cascaron…”

 

 

Antonio de Suevos, mareante, declarou que:

 

 

“… hasta que este presente año… usando los mareantes de su posesión, los dichos Francisco de Braus, Juan de Parejas… y otros.. hiendo vestidos de danzantes, haciendo danza de jitanos, vestidos de hombres y mugeres, les perturvaron e inquietaron en ella, entrando en dicha iglesia con ánimo de presidir a la dança de arcos de los mareantes…”

 

 

Pedro de Lodeiro, sarxento de infantería do presidio da cidade, dixo que desde que lembraba el, que serían uns trinta anos,

 

 

“siempre avían hecho danza, y que aunque en algunos de ellos ha visto… alguna danza [diferente] que la de dichos mareantes, no hizo reparo cómo se governavan ni quien presidía por no importarle y que allándose presente el día que se celebró la octava del Corpus dentro del atrio de San Nicolás, al tiempo que andava la procesión por la tarde ha visto que sobre quien había de entrar a festejar y presidir dentro de la iglesia a tiempo que se entró el Sacramento hubo diferencias entre dicho Antonio Serrano… y más mareantes de la danza de arcos con Francisco de Brau… [e outros], y que hivan vestidos de danzantes y algunos con ávitos de jitanos…”

 

 

Non sabemos se a presencia dos vestidos e da danza xitana debeuse a un afán de burla e escarnio dos xastres contra os mareantes ou se tamén se pode explicar pola presenza, como cabezas visibles daquel grupo, dun mariñeiro dun barco do porto e dun soldado do presidio.

 

 

Este preito ten a signatura 8289-20 do fondo documental da Real Audiencia de Galicia.