Presos

30 Ago 2023
30 Nov 2023

Presos

El Ministerio del Interior nos ha transferido recientemente los expedientes personales de los internos de la Prisión Provincial de A Coruña (1928-1971), que constituyen una parte de su fondo documental, custodiado en el Centro Penitenciario de Teixeiro (Curtis, A Coruña).

Las prisiones provinciales acogían fundamentalmente presos en espera de juicio o aquellos condenados a penas menores, pero algunas estuvieron autorizadas también, desde el año 1930, para mantener internos de determinadas penas mayores. Esta situación subsistió hasta que un decreto del año 1968 suprimió las prisiones provinciales, de partido y municipales y las sustituyó por "centros regionales" o "interprovinciales" y "centros de diligencias", todos ellos destinados a la detención temporal o a penas inferiores a seis meses.

Los expedientes que recibimos suman más de 7.500 y ofrecen información sobre la población reclusa del establecimiento que a fines de la década de 1920 heredó la función de la vieja cárcel de la Audiencia, derribado por aquel entonces, que se hallaba a un lado del palacio de Capitanía General y Audiencia Territorial, en A Coruña.

Estos documentos corresponden a hombres y mujeres condenados por delitos comunes (hurto, robo, prostitución, fraude, pero también por motivos políticos ligados a la represión durante el franquismo). Algunos de ellos, por ejemplo, lo fueron por “auxilio a bandoleros”, es decir a los maquis o huidos que actuaron contra el franquismo después de la Guerra Civil. Así Rogelio Salgado, condenado a dos años de prisión en un consejo de guerra sumarísimo que incluyó a numerosas personas de la tierra de Deza por apoyar “a los bandoleros capitaneados por “el Foucellas” en aquella comarca...”

La sentencia que inserta el expediente de Salgado, del año 1948, afirma que una parte de los acusados formaba parte “de una célula comunista en la villa de Lalín; encargándose [tanto] de recaudar fondos para familiares de presos políticos como de prestar servicios de notoria eficiencia a los bandoleros..., sirviéndoles de enlace en cuantos cometidos se les encomendaron por aquellos foragidos [sic], así como el buscarles alojamiento adecuado y llevarles encargos hacia lugares en que aquellos en el podían desplazarse...”

Este expediente tiene la signatura 120051-22